Volver a Facciones

Condominio Ares

«Poseen un corazón mejorado, sus cuerpos son mucho más altos y fuertes que el humano medio. Sus organos internos generan los nutrientes esenciales, haciéndolos incansables y mejorando su capacidad pulmonar. Son como dioses  de la guerra en el campo de batalla… y por eso los llamamos Ares.”

Cuando los humanos viajaron a través del espacio estelar, hace más de mil años y aún sin descubrir el Krithium o los saltos Eieky, los peligros que las expediciones tuvieron que encarar fueron bien conocidos: escasas operaciones de minería; la atmósfera, como en estudios previos, no era compatible con la vida; planetas abandonados; e incluso tomar contacto con todo tipo de criaturas que no tenían nada que ver con la raza humana… todo aquello era posible.

La última cosa esperada para todos era encontrarse con otros «humanos”.

Al comienzo de la dispersión de la raza humana a través de las estrellas, por el subsector Cythera, dentro de la región Serpens Cauda, pasó despercibido para los observadores encargados para la eleccón de los mejores destinos para colonizar. Sólo las localizaciones con un 95% de éxito de establecer con éxito una colonia fueron tenidos en cuenta. Ya que la escala requerida no fue alzanzada (85%), fue descartada para la primera parte del proyecto de ocupación. Fue una apuesta, pero al estar fuera de los mejores destinos Hazsen-Chelestra decidión poner todos los huevos en la misma cesta. La apuesta funcionó y la humanidad descubrió el Krithium  por vez primera. La coalición Hazsen-Chelestra se apresuró a enviar una flota tan pronto descubrió el potencia del elemento, pero esta expedición se vió envuelta en un viaje de 60 años de duración al carecer de la tecnología Eikey.  Para cuando llegaron a su destino descubrieron que no estaban solos en el sistema, y no sólo por humanos.

La región más próspera del sistema, Magellan, pasó a estar habitada por criaturas humanoides, pero con una altura muy superior al estándard de su especie ya parecían haber desarrollado su musculatura aparentemente sin sus restricciones. Por otra parte, una nave de Black SUn Enterprises, una subsidiaria de INCRECOM, llegó al sector en malas condiciones. Esta intervención fue decisiva para que sus tropas de elite derrotaran a la raza habitante, que luchó casi hasta su exterminio. Tres supervivientes fueron capturados e interrogados. Eran apáticos, seres impasibles, sin pensamiento alguno, moralidad o iniciativa. Todo lo que podía sonsacar de ellos es que no tenían nombre personal, salvo que cada uno era un «operador» al servicio de los «Amos».

 

Dioses de la guerra

Los tres individuos fueron trasladados a la Tierra para llevar a cabo más estudios en profundidad. Se descubrió que los «Operadores» fueron creados por una inteligencia muy superior: eran sintéticos. Poseían un corazón mejorado, pulmones más eficientes y un sistema interno capaza de generar nutrientes esenciales que los hacía virtualmente incansables en la batallas. Su habilidad cognitiva fue aumentada para convertirlos en individuos con iniciativa en la batalla superior al resto. Los Sayx los llamaron dioses de la guerra. Su nombre actual,  «Ares», se debe al dios griero de la guerra.

Eventuarlmente fueron campaces de aislar los genes sintéticos que mejoraban las capacidades físicas y cognitivas, de forma que fue posible hacerlas compatibles con el genoma humano. Llegados a este punto, el Dr. Thomas Wikhly concluye que la compatibilidad debería funcionar en sentido inverso.

Dr Wikhly estableción una relación con los operadores capturados que podría calificarse de amistad. Al concluir sus estudios principales simpatizó con la situación de los tres individuos, intentó crear una nueva linea de investigación que pudiera determinar la naturaleza de la fuente externa de control. Sin embargo esto no fue posible, sus experimentos no lograron ningún resultado convincente y Hazsen cerró la financiación al estudio de los operadores. Whikly buscó otras vías para financiar sus experimentos y terminó logrando un crédito científico de INCRECOM paraestudiar el mecanismo que mantenía a los Ares bajo el control de los amos, y alcanzó con un acuerdo con los Sayx. INCRECOM presionó a Sayx para obtener resultados rápidamente, de forma que el nivel de riesgo de los experimentos aumentó gradualmente, hasta que en uno de ellos, el operador 72 murió en la mesa de operaciones. Los dos sujetos restantes, 79 y 31, rechazaron seguir colaborando. La nueva situación preocupó a INCRECOM, al ver en los operadores una fuente de material genético de incalculable valor y que necesitaba continuar con la investigación. Sayx llegó a un acuerdo a través de Wikhly, por el cual se comprometía a ayudar a los operadores, proveyéndoles de naves y tropas con los que liberar a sus camaradas, a cambio de continuar con los estudios de fisionomía y tecnología Ares.

Tras finalizar los estudios de 79 y 31, quienes ahora se llamaban a sí mismos Brett y Bitsie, empezó una serie de entrenamientos con parte de la flota Sayx para comenzar la operación de rescate de sus compañeros. Después de numerosas misiones para liberar pequeños grupos descubrieron la localización de los que parecía ser el planeta natal de los operadores. La liberación tomó varias décadas y fue llevada a cabo por un grupo de operadores apoyados por numerosas naves de guerra Sayx. Mientras los operadores liberados decidieron viajar a un sistema localizado en la región de Canis Minor, muy cercano al sistema Hextrom, ya que disponía de los recursos necesarios para establecer un mundo para los suyos. Una vez establecidos en el sistema decidieron contactar con el Gobierno Central de la Tierra para establecer las primeras relaciones políticas. La Tierra decidió reconocer unos años después al Condominio Ares como parte del concilio interplanetario.

Cuando en el 3810 el Condominio se convirtió en un miembro de pleno derecho del concilio llegó también el reconocimiento de varios derechos inherentes, entre los que se encontraban la soberanía sobre el espacio alrededor de su sistema natal. Esto hizo que algunos sistemas estratégicos quedaran  del nuevo espacio cedido al control del Condominio, incluído el disputado sistema Hextrom y sus grandes reservas de krithium. El Condominio solicitó una petición al concilio de la Tierra para controlar Hextrom, inicialmente perteneciente a Sayx, pero que debía ceder al imperio Riff con motivo de los acuerdos de paz de Kellion Prime. Sin embargo el Gobierno Central de la Tierra, preocupado por mantener la unidad de la mayoría de las compañías y temiendo el conflicto con los Riff, retrasó cuanto pudo manifestarse en este asunto.

La situación en el Condominio empeoró: sus planetas quedaron sin la capacidad de proveer de energía a su población, y en el año 3900 los gobernantes del Condominio Ares lanzaron un ultimatum al concilio para resolver su petición sobre el sistema Hextrom. Pero la Tierra no respondió, las comuniaciones se interrumpieron y quedaron solos en la galaxia, en un limitado espacio con recursos que sólo les mantendrían por unos cuantos años. Ante esta situación los gobernantes del Condominio se reunieron en un gabinete de crisis.

Después de tres días de reunión se tomó una decisión: era necesario tomar el control del sistema Hextrom, especialmente las minas de su sexto planeta, para garantizar la supervivencia del Condominio. De otra forma estaría condenados.

En cuestion de meses las primeras naves de reconocimiento fueron partieron hacia Hextrom VI, No se sabía exactamente que tipo de resistencia encontrarían allí, pero si el Condominio estaba seguro de algo es que, fueran quienes fuera, debería rendirse ante el poder de Ares.

 

 

 

 

bitsie

Bitsie «Operador 31»

Bitsie  es uno de los primeros operadores capturados. Ella es uno de los tres legendarios operadores liberados del yugo de los amos y que comenzaron la batalla por liberar a su gente de la dominación y construir lo que hoy es el Condomio Ares.

Bitsie ha presenciado la muerte de muchos de sus iguales, algunos por los que ella habría ocupado su lugar encantada. Tanto conflicto ha forjado en ella un caracter tan duro que en su propia armadura no hay lugar para los sentimientos. Pero detrás de esa seguridad una inquetante duda le atormenta, el miedo de lo que ha descubierto durante los años en su lucha contra los operadores, y el terror de pensar en quien mueve sus hilos.

 

 

 

 

 

 

bitsie

Blaze «Operador 10»

La primera cosa que un Ares hace después de ser liberado y actuar más como Operador es elegir su propio nombre, aun gesto con el que dejar atrás su frío número que lo designaba como Operador. Elliot fue el nombre que el Operador 10 escogió para si mismo. En la batalla de Nox VI, después de dos días de combate, el sargento Elliot armado con su cañón Gauss fue el único Ares que aún portaba un arma pesada. En la oscuridad perpetua del sistema, blaze usó su arma como guía para que el diezmado contigente Ares pudiera superar la línea defensiva enemiga. Desde aquel día el nombre sargento Elliot es tan desconocido como aquellos que cayeron bajo el fuego de su arma, Blaze es como ahora lo conocen.

 

 

 

 

 

 

 

 

Hank

Hank «Operador 323»

Las tropas Hyperion fueron desarrolladas durante la guerra de la indepencia Ares para minimizar las bajas frente a enemigos en igualdad física que los superaba en número. Hank fue el primer comandante de armadura Hyperion desplegado en un planeta controlado por operadores.

Durante la batalla en el complejo factoría de Tau Gamma 23 Hank fue sorprendido entre dos unidades de operadores. Su armadura fue capaz de resistir el fuego enemigo bastante bien, pero su munición se agotó peligrosamente rápido. Cuando se quedó sin ella aún quedaban tres enemigos disparando desde detrás de un gigantesco brazo robótico que usaban como cobertura. Desesperado y con su armadura recibiendo un castigo severo, Hank supo que no duraría mucho en esa situación.

Agarró un panel de acer que cubría un pilar de la factoría y cargó hacia el grupo de operadores. Cuando alcanzó el enorme brazo le arrebató la herramienta que portaba en su extremo, un martillo de forja, y comenzó a castigar con él a sus enemigos hasta que no quedó ninguno con vida. Unos segundos después apareció Brett, y mirándolo de arriba abajo le dijo con sarcasmo:  «¿Ahora eres herrero, Hank?»

 

 

alexander

Alexander «Operador 03»

Los recuerdos rugían en la mente de Alexander. Debió tener un sueño muy real en el que sus memorias desde la liberación Ares pasaron ante el. El sueño acabó en ese momento, aquella terrible noche en T17… immóvil… amputado…

Alexander abrió su ojo derecho. Estaba sentado en la cubierta del Wallenstein y todo se veía borroso. En unos segundos se dió cuenta de la situación: había caído en combate y permanecía con vida mediante tecnología Harvester incorporada en su cuerpo. Las patrullas Harvesters deambulaban por la nave ingnorándolo, de modo que podría introducirse en la cubierta principal, donde esperaba encontrar respuestas sobre lo que estaba ocurriendo.

Al entrar allí Alexander accedió a la consola del  Wallenstein. Comprobó las coordenadas de destino, la Tierra. «¿Por qué atacar la tierra?», se preguntó. Súbitamente un shock eléctrico golpeó su espina hasta la base del cerebor haciéndole caer sobre sus rodillas. «Cosechar y asimilar todas las formas de vida orgánicas, construir un ejército invencible con el que servir a los Maestros». Este pensamiento reververaba en su cabeza una y otra vez. ¿Quienes eran esos Maestros?. ¿Eran los mismos que habían creado a los Ares?. ¿Eran otro tipo de tiranos cósmicos?

Tres días habían pasado desde que Alexander recobró la conciencia. Aún se estaba acostumbrando a sus sistemas integrados, incluyendo el ser capaz de dar a la nave órdenes simples y desactivar algunas máquinas con un fugaz pensamiento. Como operador Ares en sus orígenes, ya había sido esclavo una vez, y no iba a dejar que ocurriera otra vez. Localizó las armas de la nave donde se mantenía uno de los prototipos que iba a ser usado para atacar la tierra.

El plan era simple: hacerse con el arma, caer en la Tierra con el resto de tropas Harverster, eliminarlas con los prototipos y lanzar una contraofensiva para encontrar a Aerin y Krieguer. Ellos seguramente se encontrarían en la misma situación…

 

Ishann

Ishann «Operador 472»

Ishann es un caso curioso en el Condominio Ares. Aunque su comportamiento como soldado es idéntico al de sus iguales, sus superiores se dieron cuenta de que era excepcional.

Durante la batalla en el territorio militar de Haszen, Ishann se perdió y no pudo alcanzar el punto de extracción, quedando atrapado en las líneas enemigas.

Seis meses después apareció en un puesto Ares tras robas una nave al enemigo. Su talento para el camuflaje y las habilidades de combate le han servido para mantenerse con vida en el campo de batalla sin importar como de nefastas fueran las probabilidades en su contra. Su capacidad para pasar desapercibido le hacen letal en combate, y el alto mando Ares ha decidido usar sus virtudes para crear una unidad única que las explote.

Los Ares son temibles cuando se cruzan delante de tí, pero si lo hacen por tu espalda… estás acabado.

 

 

 

 

 

Los Ares tienen tropas fuertemente acorazadas que pueden superar a casi cualquier otra de las demás razás en combate singular. Su gran sentido de la individualidad les hace ser reacios a seguir órdenes, lo que significa que normalmente disponen de menos puntos de mando y que no pueden usar tantas cartas de táctica en cada turno. Los héroes Ares se caracterizan por un buen perfil de atributos y la capacidad para potenciar a sus escuadras cercanas.

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies