Volver a Facciones

Harvesters

“ … Y entonces hubo un agudo ruido chirriante que provenía del suelo arenoso del planeta, fuimos atacados totalmente desprevenidos. – ¿Ningún otro a parte de usted logró sobrevivir? – Capitán… nosotros tampoco lo logramos.”

Última comunicación desde la nave espacial Wallenstein 

Cuando la liberación Ares finalizó, el recién creado Condominio necesitaba de nuevos lugares donde asentarse. Los Ares, sin una flota de colonización operativa, alcanzaron un acuerdo con la Corporación Sayx para poder usar una parte de la suya. Así es como el crucero de batalla Wallenstein llegó al sector Tharken. Tharken 4 era la primera opción, un planeta capaz de albergar una gran colonia Sayx y una base militar Ares, pero sobre todo era perfecto para instalar una industria minera con la que extraer krithium y expandirse hacia otros planetas del sistema. En unos pocos años Tharken 4 creció rápidamente y comenzaron las tareas de prospección en el resto de planetas con condiciones mucho más severas. De todas las naves una fué enviada a Beta Tharken 17, la Valquiria.

Beta Tharken 17, también conocida como T17 era un planeta arenoso sin signos de vida, pero la Valquiria no era una nave colonia convencional. En vez de transportar herramientas de terraformación y modulos para construir asentamientos civiles, portaba maquinaria de minería y contenedores de krithium. Ciertamente T17 no era un lugar adecuado para vivir, pero si la telemetría del Wallenstein no erraba se trataba de uno de los depósitos de krithium más ricos jamas encontrados.

La tripulación de la Valquiria, 700 trabajadores, 1200 soldados y 60 científicos de Sayx establecieron un campamento acompañados por 3 miembros de la raza Ares, Alexander 03, Aerin 111 y Krieguer 214. Al tratarse de un planeta totalmente deshabitado e ignorando los consejos de los Ares la tripulación no estableció un perímetro defensivo… El resto sucedió muy rápidamente.

 

 

 

 

Durante la noche y escondidos en la arena casi dos centenares de criaturas con aspecto de insectoides mecánicos asaltaron el campamento. El ataque fue organizado y metódico, primero acabadon con los individuos mejor armados y peligrosos, y sólo entonces se encargaron de los trabajadores. En menos de tres minutos T17 volvió a ser un planeta sin vida, pero no inerte. Las pequeñas máquinas trabajaron los cuerpos de los caídos, incapacitándolos y reanimándolos, algunos se dispusieron como anclajes en la carne; otros se introdujeron bajo la piel de los indefensos trabajadores asesinados, fusionandose con la espalda y estableciendo conexiones con la médula espinal. Cuando esta macabra cirugía terminó, dos orbes metálicos se aproximaron levitando al campamento, escaneando el área masacrada y escogiendo a los cuerpos mejor preparados y menos dañados de entre los muertos, de forma que 6 miembros de la tripulación los acompañaron a la profundidad del desierto.

Habían pasado cinco minutos de silencio desde que comenzara el ataque, y algunos de los fallecidos aún permanecían de pie, con ojos vacíos y las partes cercenadas durante el combate reemplazadas por máquinas capaces de desempeñar la misma función que los miembros y órganos perdidos.

Una hora después del ataque aproximadamente 1300 de los 2000 pasajeros de la Valquiria se encontraban ante la nave y embarcaron. La nave partió y se dirigió hacia el Wallenstein. Durante el viaje, el Wallenstein trató de contactar con la nave minera, sin éxito. Cuando la Valquiria alcanzó distancia de radio, el Wallenstein intentó de nuevo comunicarse, como era el procedimiento habitual.

De los depósitos de carga de la Valquiria comenzaron a surgir miles de insectos mecánicos. El taladro láser de la Valquiria, diseñado para extraer krithium de la materia más densa del cosmos, sólo necesitó apenas cuatro segundos para abrir las puertas del hangar de la cubierta del Wallenstein. El capitán trató de avisar a las demás naves colonia del sector Tharken. Murió con ese gesto heroico, creyendo haber alertado a sus hermanos. Desafortunadamente para el recobró la conciencia poco más de un minuto después, siendo un espectador de su cuerpo y dándose cuenta de que la señal había sido bloqueada por los invasores. Momentos despúes pudo ver un gran destello, y todo quedó en silencio de nuevo. Quince minutos después del inicio del ataque al Wallenstein, varias naves se desplegaron hacia todas las colonias del sector Tharken, y otras cuatro naves mineras descendieron sobre Tharken 17. La cosecha había comenzado.

Después del contacto en Tharken sobrevino el asalto a la Tierra. Qué o quien está detrás de los Harvester sigue siendo un misterio. La única certeza de esta raza es que debes eliminarlos, o unirte a ellos para la eternidad.

 

harvesters

 

 

Barra Héroes

 

 

sphynx

Sphynx

Jeff McKinley era un soldado Sayx asignado a la campaña Tharken. Cuando saltó la alarma, la segunda noche después de aterrizar en el planeta, apenas tuvo tiempo de correr hasta la armería y apresurarse a defender el perímetro que le fué asigado. Justo unos segundos después de abandonar el lugar un impactó súbito lo dejó inconsciente en el suelo. Cuando recobró la conciencia descubrió una escena devastadora.

Estaba rodeado de una pila de cuerpos de sus compañeros soldados, mientras unas criaturas de pesadilla buscaban supervivientes. “¡NO te muevas!”, pensó para sus adentros, “Pensaran que estoy muerto y me dejarán en paz, sólo no muevas un músculo”. “Soy una piedra, una esfinge de piedra y no me moveré ni una pulgada”. Repetía para sí estas palabras constantemente. Aún lo hacía cuando una garra mecánica lo cogió de entre sus camaradas muertos, levantándolo por los aires hacia el centro de necroprocesador.

“Soy una esfinge… soy una esfinge… soy una esfinge… soy una esfinge, y estoy preparado para ejecutar el protocolo de aniquilación…”

 

 

 

 

 

virus

Virus

«Estoy fascinado con el comportamiento de la inteligencia artificial de los Harvesters, y como gestionan sus «excepciones «. Tomemos por ejemplo este sujeto, Virus, uno de los más peligrosos conocidos. Tenemos la teoría de que tuvo una enfermedad mortal altamente contagiosa cuando sufrió el proceso de asimilación. Sin embargo, incluso al ser un peligro para el resto de Harvesters, es tratado con cuidado sólo por su especial habilidad para dispersar el contagio entre las filas enemigas. Es como si la posibilidad de aumentar su letalidad justificara el riesgo a su propio ejército. Un pelotón entero puede acabar infectado por su plaga si se comete un paso en falso en una maniobra pobremente coordinada. Pero claro… eso no suele ocurrir normalmente entre las filas Harvester.«

– Dr Johan Bartels

 

 

 

 

 

 

 

despair

Despair

Jeri Hansen era la séptima hija de nueve hermanos. Una alumna excepcional que destacaba además en gimnasia. Era la estrella de su equipo de gimnasia en el colegio, y nadie podía iguala su gracia y reflejos felinos. Pero esa tarde en el estadio de la colonia todo pasó tan rápido que ni ella pudo reaccionar

Fué paralizada por algún tipo de rayo aturdidor y cayó al suelo inmediatamente. Un fugaz forma se dispuso frente a ella, mientras sus ojos comenzaron a enfocar pudo ver un cuerpo mecánico mirándo abajo hacia ella con ojos de rojo parpadeante. Una vez Jeri despertó por completo se dió cuenta de que todos a su alrededor estaban muertos. Miles de ellos.

“Por favor designa tu identidad.”, escuchó en su cabeza. “¿Vás a matarme también a mí?” “No, tu eres una valiosa excepción. Por favor designa tu identidad.”

Ella no dijo nada. Todo lo que podía pensar es que su familia y amigos seguramente estaban entre los cadáveres. La voz metálica dijo entonces:

“Despair es ahora tu identidad designada, prepárate para recibir órdenes.”

Pero no estaba preparada para el dolor que vino a continuación.

 

 

magnus

Magnus

Alexander se estaba familiarizando con sus nuevos implantes, su cabeza ardía y algo resonaba fuertemente en su cerebro. Cerró sus ojos y se concentró en el perturbador ruido interior. Pronto se dió cuenta de que el zumbido no era una consecuencia de lo que le habían hecho. Era un código. Miles de líneas que ahora podía leer. Órdenes recibidas directamente a su mente, repetidas una y otra vez.

“Activar escuadras asignadas. Matriz de control transferida. Proceder con el plan epsilon 34532. Activar link de confirmación.”

“¿Qué es esta basura?”

Mientras olvidaba todo lo que le rodeaba se concentró en una sola frase «Plan epsilon 34532.”

De repente toda la secuencia de comandos cambió.

“Transfiriendo información Epsilon 34532.”

Alexander no podía creer todo lo que estaba viendo.

“¡Simplemente brillante! Así que esto es lo que hay detrás de todo… Las posibilidades son infinitas…”

Sin embargo algo interrumpió sus pensamientos. Dos grandes robots insectoides se volvieron para mirarlo. Las ordenes de su cerebro cambió súbitamente.

“Reacción anormal. Iniciar secuencia de relanzamiento. Baja respuesta de latencia detectada. Preparación para nueva cirgjía.”

“No.” Eso era lo único que necesitaba decir.

 

 

 

Barra Figuras

 

Los Harversters tienen tropas baratas que no son muy poderosas, pero gracias a la habilidad Cybermaster son implacables y cuentan con terribles armas con las que desmoralizar o incluso engrosar sus filas. Aunque no sean los mejores generando puntos de mando, pueden cosecharlos de los enemigos caídos o también revivir a sus tropas .

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies