Volver a Fallen Frontiers

Transfondo

 

Edad de la Ignorancia (inicio de los tiempos-2049)

En los inicios, los humanos construyen sus creencias en ausencia de una explicación científica a los sucesos naturales. Tras convulsas épocas, en los años finales de la Edad de la Ignorancia, se descubre el funcionamiento de la materia y su composición. En el año 2020, a finales de esta edad, John P. Krichten descubre el primer universo paralelo no teórico y logra enviar una partícula a través de él. El físico ruso Andrey Olghov completó el legado de Krichten al aplicar los descubrimientos de este último y catalogar los 7 primeros universos de tránsito a los que era capaz de acceder con la tecnología existente.

 

 

 

 

Pre-era (2049- 2219)

Con los recursos del planeta cada vez más escasos y todo el espacio por explotar, los gobiernos de la Tierra miran a las estrellas como única posibilidad de expansión. Sin embargo un proyecto de tal envergadura no podrá ser financiado por un sólo gobierno tal y como se había hecho en el pasado. Es por esto que en 2049 se firma un convenio de gestión privada de los activos espaciales mediante la presentación por parte de diferentes compañías de un plan de explotación. Se crea la Intergalactical Credit Company (INCRECOM), en pos de ayudar la gigantesca inversión de las compañías que participan en el proyecto. Como primera etapa de la colonización se inicia el programa SCOUT, para reconocimiento de recursos valiosos en sistemas cercanos. Este programa está patrocinado por las diez compañías que explotarán los sistemas descubiertos. Sin embargo, tras 25 años de proyecto, 8 de las 10 compañías que comenzaron se habían declarado en quiebra, haciéndose la propia compañía de crédito acreedora del 100% de los activos de las empresas. Con menos de medio siglo la Compañía de Crédito se había hecho propietaria de la fuerza colonizadora más potente de la Tierra. Sólo Chelestra industries y Hazsen Military se mantienen independientes al control de INCRECOM.

Se completa la primera fase SCOUT, saliendo elegidos 8 destinos potenciales con probabilidad de éxito mayor al 95%. INCRECOM obtiene el derecho de explotación de los ocho destinos debido su enorme influencia, dejando fuera a Hazsen Military y Chelestra de los mejores emplazamientos de colonización, lo que supone un revés fatal para las acciones de estas últimas. Desesperadamente, Hazsen y Chelestra se unen para formar un único proyecto común de colonización y evitar la bancarrota. Deciden lanzar su nave colonia a un subsector no incluido en el proyecto inicial, Cythera, en un movimiento desesperado por salvar sus finanzas. Lo que descubren en 2219, el Krithium, será su tabla de salvación y una revolución para la raza humana.

Tras la llegada a la Tierra de las primeras muestras de Krithium a los laboratorios de Chelestra-Hazsen, se descubre un potencial infinito para aplicar en los sistemas de propulsión y energéticos de las naves de colonización. Inmediatamente, Chelestra industries, lanza la expedición “Freiheit” para explotar este recurso, del cual, hasta el momento, es el único propietario. El viaje, de 60 años de duración, tiene la finalidad de implantar una industria pesada de extracción de este nuevo valioso material.

 

Era Krithium-Eikey  (2219-3800)

El Dr. Zackarias Eikey es premiado en 2233 con el Nobel por su descubrimiento de las dimensiones de Eikey, espacios paralelos que disminuyen de tamaño proporcionalmente con la distancia que los separa de nuestra dimensión. El viaje a través de estas dimensiones permite recorrer largas distancias en mucho menos tiempo sin tener que mejorar los sistemas de propulsión existentes. Las corporaciones colonizadoras invierten grandes sumas en la investigación de la tecnología espacial Eikey. Dos años después de su descubrimiento, se construye el primer generador de puerta Eikey. Se lanza una sonda a través de la puerta y, según lo previsto, regresa a nuestra dimensión pero a millones de kilómetros del punto de salida, casi instantáneamente.

 

 

 

 

 

La batalla de Magellan (2279-2281)

A la llegada de la expedición “Freiheit” de Hazsen–Chelestra a Magellan, se encuentran restos de una nave de Vega Energy Systems (INCRECOM) con tecnología Eikey, con menos de 4000 supervivientes, y sin soporte vital para sobrevivir mucho más. Esta nave, la Octopus, no tenía autorización para colonizar ni explotar este sector y aparentemente su misión era explotar Krithium sin permiso y emboscar a la Freiheit para utilizar la maquinaria que transportaba. Sin embargo no estaba preparada para el enemigo que encontró allí. Dos de los planetas del sistema están ocupados por una raza de humanoides autodenominados “Operadores”. Los Operadores habían entrado en combate con la Octopus y habían superado fácilmente al contingente de Vega Energy Systems, que se vio forzado a abandonar su nave y tomar refugio en uno de los planetas del sistema. El personal de Freiheit, no sin recelo, decide ayudar a sus congéneres y toman partido en la batalla contra los Operadores. Aunque, ampliamente superados en número, los Operadores mantienen la batalla en tablas durante un año entero, gracias a su superioridad física y tecnológica. La intervención plena de las tropas de élite Hazsen-Chelestra decantan la balanza a favor de la coalición, pero es una victoria muy costosa. Los supervivientes de la filial de INCRECOM y tres Operadores capturados son enviados a la Tierra. Se abre un proceso para que INCRECOM explique su presencia no autorizada allí. Pese a que la situación se encuentra en los tribunales, la tensión entre las compañías llega a un punto irreversible. Las naves colonia reciben órdenes de disparar a toda nave en sus sectores cuya presencia no haya sido autorizada.

 

La masacre de Kellion Prime (2283-2284)

La nave Skyways de Sayx Industries, una de las 8 compañías pertenecientes a INCRECOM y destinada al subsector Dirac, atraca en el planeta central del sistema, Kellion Prime. Descubren que este planeta ya es habitado por una raza alienígena ya asentada y que proviene de un mundo en otra galaxia conocido como ‘Chook Muul’. El biólogo jefe de la expedición, el Dr. Markus Riefenstahl, los clasifica como los Homo Sapiens Riefenstahlensis o Riffs, en términos coloquiales. Pese a sus notables diferencias externas con los humanos, el funcionamiento del organismo Riff es prácticamente igual al humano. A muchos años de la Tierra, sin un sitio donde establecerse y con las reservas casi agotadas, bajar al planeta es la única opción de sobrevivir para los colonos de la Skyways. Los Riffs acceden a aceptar a los humanos en el planeta, pero se niegan a que los recursos allí extraídos, entre ellos el Krithium, sean enviados a la Tierra. Sin posibilidad de obtener materiales la misión es un fracaso e INCRECOM comienza a sufrir una crisis económica. Se ha perdido el contacto con dos de sus misiones de colonización y el resto no han llegado aún o no han dado los resultados esperados. Sin ninguna fuente de Krithium, la todopoderosa INCRECOM está perdiendo la guerra económica frente a su competencia. Cuando la situación se hace insostenible, el consejo de dirección de INCRECOM toma una decisión: hay que conquistar el sistema Kellion a toda costa, el Krithium debe llegar a la Tierra. Agotando hasta el último recurso, la compañía prepara una flota en Ultima Secundus para saltar con la tecnología Eikey y llegar a Dirac en pocos meses. En apenas un año, tras atacar por sorpresa a los Riffs, que habían convivido con los humanos en paz, la flota enviada por INCRECOM se hace con el control del sistema por la fuerza. Sólo un centenar de Riffs escaparon de la masacre. Hazsen Military, presenta una moción para que el acto sea considerado como genocidio universal. Sin embargo la actuación legal es lenta y complicada por tratarse de alienígenas y el proceso se diluye en interminables discusiones éticas y de derecho interestelar. Para cuando se toma una resolución, el Krithium ya lleva años fluyendo de Kellion Prime e INCRECOM vuelve a controlar los gobiernos de la Tierra.

 

El descubrimiento de un dios (2286-2290)

Comienza el estudio en la Tierra de los Operadores capturados en Magellan. Se llega a la conclusión de que son una raza creada para la guerra exclusivamente. Su sistema locomotor y cognitivo es un muy superior a la media humana. Son tanques en el campo de batalla. Su denominación actual, Ares, se debe al ayudante de Xenobiología Mishan Klich que los bautizó como el dios de la guerra. Mediante estudios genéticos, se detectan en ellos genes potenciadores de capacidades cerebrales. Comienzan las implementaciones artificiales de estos genes en humanos sin potenciar. El por qué, o mejor dicho, por quién fueron creados, en este momento se desconoce.

 

Los tiempos de la tranquilidad (2550-3800)

Durante más de un milenio se colonizan 600 planetas nuevos, cuya propiedad pertenece a las corporaciones que los descubrieron. Cada una establece la administración, legislación y demás funciones públicas de las colonias de su propiedad. La Tierra ya no es más que un planeta más salvo porque, a diferencia del resto del universo conocido, no tiene un dueño único.

 

 

 

 

Era de las convulsiones  (3800- 3900)

La venganza Riff (3813-3815)

En 3813, una enorme flota Riff entra en el sistema Kellion. Las defensas instaladas por Sayx Industries son sobrepasadas en todos los aspectos y en pocos días la lucha se traslada a las calles. Tras varios años de cruentos combates, los Riffs comienzan a ganar el control de Kellion. Demuestran ser unos combatientes formidables en la guerra de guerrillas y grandes conocedores del terreno, golpeando con precisión y generando cuantiosas pérdidas humanas y económicas a los Sayx, pero manteniendo a su vez los planetas intactos en aras de una posterior recolonización. La estrategia Riff, sin embargo, es lenta. INCRECOM en la Tierra solicita ayuda a Hazsen y Chelestra para ayudar a los Sayx pero éstas, temiendo represalias y con cierto agrado de ver a INCRECOM cosechar lo que sembró, le deniegan la ayuda. Al no poder hacer frente con garantías a la amenaza Riff, INCRECOM ordena a la Sayx Corp abandonar el planeta central, Kellion Prime, y tres sistemas adyacentes muy ricos en recursos. Se establece la primera frontera espacial con el imperio Riff.

A finales de 3819, en el consejo anual intergaláctico, se produce un atentado donde mueren dos miembros del consejo y el presidente de la Black Sun INC, esto provoca una gran inestabilidad en todas las colonias que deriva en la declaración de independencia de los mundos controlados por Black Sun del control de INCRECOM. La colonización sufre una ralentización dramática. Las corporaciones, tras lo sucedido en Kellion y poco menos que en Guerra Civil, se centran en la inversión de la producción armamentística.

 

Guerras de independencia Ares (3819-3889)

La Sayx Corp, en su base militar Kusari, en el sistema Nobunaga II, hace contacto con una nave de exploración Ares. Preparados para una inmediata hostilidad, descubren que las intenciones no son hostiles. Uno de los Ares al mando revela al capitán de la flota Sayx que se encontraban explorando posibles lugares donde establecer bases estratégicas, ya que se encontraban inmersos en una guerra contra sus creadores, los ‘Líderes’. En 3889 concluye definitivamente la guerra de emancipación de los Ares y seis años más tarde el gobierno de la Tierra reconoce los derechos de la raza Ares y acepta su representación en el Consejo Intergaláctico. Como civilización de pleno derecho se reconoce su espacio soberano alrededor del sistema rebautizado Ares en el subsector Dirac. Este reconocimiento es polémico ya que Hextrom VI, una de las minas de Krithium más ricas conocidas, pasaría a estar en espacio Ares tras la firma. Este planeta, en origen controlado por la Sayx, era el punto central de las negociaciones de paz entre los Sayx y el imperio Riff. Pese al voto en contra del Imperio Riff, la votación sale adelante con el voto a favor de INCRECOM.

 

 

 

 

La llegada de “los Otros” (3900- Actualidad)

En 3900, una flota desconocida aparece en el Sistema Solar, aparentemente usando una tecnología similar a los saltos Eikey. Las naves no responden a ninguna transmisión y lanzan un ataque devastador sobre Tierra. Pese a las múltiples defensas del planeta, el 24 de marzo quince naves consiguen atravesar el perímetro y atacan puntos de vital importancia en la Tierra, atacando directamente los edificios de gobierno y el sistema de comunicaciones interplanetario.

Las tropas invasoras, mitad ser vivo mitad máquina, atacan con una determinación implacable, como si persiguieran un objetivo que nadie llega a comprender. Tras nueve días de cruentos combates, la invasión es detenida. Los analistas militares se dan cuenta de que no es una invasión. No existe logística de ocupación ni intención alguna de controlar el planeta. Pocos días después se descubre que el ataque ha generado daños irreversibles en los sistemas de comunicación cuántica que permitían la comunicación instantánea con las colonias, por lo que es imposible para las compañías gestionar el gobierno de sus mundos desde Tierra. No hay manera de alertar al resto de planetas de lo sucedido; es más, probablemente es imposible evitar el conflicto entre ellas que lleva gestándose siglos. Desde este momento, la Tierra, es un planeta aislado en el mar galáctico. Sin voz. Sin influencia. ¿Era acaso este el plan maestro de las misteriosas máquinas?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies